miércoles , septiembre 19 2018
Booking.com
Booking.com
Home / DP / Los pigmeos de Gabón, marginados y sin papeles

Los pigmeos de Gabón, marginados y sin papeles

Los Baka piden desde hace años los mismos derechos que los demás gaboneses. Pero casi ninguno podrá votar en las elecciones legislativas dentro de unas semanas, ya que no existen en los registros oficiales.

DL/EstilodeVida/6-9-2018-“Yo soy 100% gabonés, pero no tengo carné de identidad. Nos prometieron que lo tendríamos, pero seguimos esperando”. Christian está harto. A pesar de haber nacido y vivido toda su vida en Gabón no se le reconoce legalmente su existencia.

Sin carné de identidad, la vida para este pigmeo de la etnia Baka es infinitamente complicada: “¿Cómo hago para enviar a mis hijos a la escuela? ¿Para votar? ¿Para recibir atención médica?”

Christian, que no conoce su edad, ahoga sus quejas en vino tinto, mercancía que los visitantes traen a su aldea de Doumassi.

Los Baka piden desde hace años los mismos derechos que los demás gaboneses. Pero casi ninguno podrá votar en las elecciones legislativas dentro de unas semanas, ya que no existen en los registros oficiales.

En realidad, a muchos de ellos les tiene sin cuidado la política; lo único que quieren es “sobrevivir”.

Sin acceso a los servicios de salud, cinco de los siete hijos de Norbert, otro Baka, murieron prematuramente.

“Mi esposa está embarazada”, se alegra Norbert, al mismo tiempo que confiesa no saber si este nuevo niño sobrevivirá.

– “Es como si no existiéramos” –

Norbert y Christian viven en una aldea. “Pero no hay nada, ni escuela, ni hospital… es como si no existiéramos”, opina Christian.

Los Baka viven en la selva y solamente van “a donde los automóviles hacen ruido” para abastecerse de ciertos productos. “Cuando voy a la ciudad compro tabaco, jabón, alcohol, petróleo”, explica Christian.

El ruido y el olor de los autos disgustan a los Baka, quienes prefieren vivir en comunidad al margen de la ciudad.

En Doumassi, los Baka viven junto con los Fang, la etnia mayoritaria de la región.

“Formamos una familia”, afirma Patrice Ekang, jefe de la aldea, antes de agregar: “Pero, visto su manera de vivir, es necesario que un Fang sea el jefe; es el hombre Fang quien los debe educar”.

En realidad las relaciones entre las dos etnias son ásperas. En privado, los Baka se quejan de los malos tratos que les infligen los Fang. Y es que estos últimos piensan que los Baka son “inferiores” a ellos, porque son de menor estatura.

“Hay un problema de falta de comunicación y de intolerancia así como una falta de reconocimiento entre las dos culturas”, explica Jean-Baptiste Ondzagha-Ewak, de la ONG Asociación por la Mediación Familiar (AMF) que trabaja con los Baka desde hace varios años.

– Los mismos derechos por ley –

Estas dos etnias se frecuentan todos los días: Los Fang se apoyan en los Baka para la caza y el rastreo y estos últimos compran mercancía a los Fang antes de marcharse a la selva.

Los Fang, que aceptan a regañadientes esta presencia “extranjera” en “su hogar”, niegan cualquier problema de integración. “La convivencia va muy bien. Como prueba, ¡los Fang se casan con los Baka!”, dijo el jefe Patrice.

Pero Christian, que escuchaba atento el discurso del jefe, lo matiza: “Los hombres Fang se casan con nuestras mujeres Baka, pero jamás lo contrario”, afirma.

Para luchar contra la marginación de las comunidades Baka, a cada nacimiento, Ondzagha-Ewak les distribuye formularios a completar para constituir sus expedientes.

“También organizamos encuentros entre los Baka y los Fang para fomentar las buenas relaciones”, explicó, lamentando la falta de compromiso de las autoridades, “a pesar de que la ley prevé que todos los gaboneses disfruten de los mismos derechos.”

“Seguimos siendo optimistas”, dijo. “¡No hay que olvidar que los Fang también solían vivir en la selva!”

 

Leer mas

Refrendan convenio para el abastecimiento de medicamentos en la CSS

Con este convenio, la CSS y el Ministerio de la Presidencia buscan garantizar el bienestar …

Booking.com

Mantente Informado!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias
SUBSCRIBIR
close-link